facebook
Ic Istagr
Ic Pint

Mucho antes del boom del Grand Tour romántico, hubo ilustres viajeros que visitaron la ciudad de Córdoba dejando para la Historia una muy interesante documentación sobre los lugares que visitaron. Es el caso del entonces futuro monarca florentino, Cosme III de Médici, que inicia en septiembre del año 1668, acompañado por una comitiva de alrededor de treinta personas, un viaje por varios países europeos, entre ellos España, con objeto de completar su formación y conocer de cerca las políticas y costumbres de estos países.

“Córdoba la Vieja” es como se ha llamado a las Ruinas de Medina Azahara hasta casi las puertas del siglo XX. Ya en las reparticiones que Fernando III hace de la tierra cordobesa en 1241 se hace referencia escrita, quizás por primera vez, a Córdoba la Vieja, lo cual nos da idea del estado de abandono y saqueo que Medina Azahara ya tenía antes de que los cristianos entraran en la ciudad.

Hoy son los móviles geolocalizados los que guían nuestras rutas y nos llevan con certeza a nuestro destino, ayer lo fueron las guías y mapas que guardábamos en las guanteras del coche. ¿Pero y antes? Cómo se apañaba un romano para no perderse en la vasta red de calzadas del Imperio, para llegar a su destino sabiendo cuántas etapas debía recorrer y que tiempo emplearía en ello.

La Historia de Andalucía está repleta de curiosas e interesantes historias, a veces sorprendentemente desperdiciadas como guiones cinematográficos de rabiosa actualidad. Es el caso de la biografía del cordobés Juan Latino que fue el primer catedrático y escritor negro de la Historia. Pero si esto ya te parece sorprendente, espera a leer el final de la historia.

La tradición de ermitaños en Sierra Morena es tan antigua que hay quien asegura que el origen de esta práctica religiosa en Europa es Córdoba. Es el Obispo Osio quien al regresar a la ciudad y después de conocer a San Antonio Abad, la implanta por primera vez en Occidente. Pero la Ermitas, las famosas 13 casitas blancas que coronan la sierra sobre Córdoba, son de creación algo más reciente.

El julioromerismo que desde hace décadas inunda la vida cultural de Córdoba, tan merecido como tópico y axfisiante, ha dejado injustamente en segundo plano a grandes figuras de la ciudad que hoy son prácticamente desconocidas para el gran público. Es el caso de Antonio Palomino (1655-1726) considerado junto con Goya, el gran fresquista español. Pero este cordobés no es solo famoso por su arte, lo es también por su faceta de tratadista y divulgador.

Más allá del famoso enfrentamiento entre el cordobés Luis de Góngora y Quevedo, que es considerado como el gran duelo entre escritores del siglo de Oro, que gracias a él nos ha dejado joyas satíricas y poéticas de valor incalculable. Hay otra relación de Quevedo con la ciudad de Córdoba tan interesante como la anterior y sin embargo muy desconocida. En Córdoba se traduce y edita por primera vez la Utopía de Tomas Moro por encargo de Quevedo.

A Adolfo Best Maugard le he conocido recientemente por un hallazgo casual. Buscando datos sobre Miguel Covarrubias, un diseñador, antropólogo y arqueólogo autodidacta, que vivió y trabajó entre New York y México, y que está en el núcleo del nacionalismo cultural mexicano de la primera mitad del siglo XX, me hago con un pequeño libro de Elena Poniatowska, que es una recopilación de los artículos que se escribieron a la muerte prematura de esta magnética figura.

La capacidad de influencia es un buen barómetro de la calidad de las obras y las cosas. La Mezquita de Córdoba es uno de los grandes legados de la arquitectura musulmana de todos sus tiempos que conservamos en España. Y no lo es porque sí, sino por la enorme influencia que las innovaciones de este edificio han tenido y no solo en la arquitectura musulmana, también en Europa sus formas han sido y aún son fuente de inspiración para otras arquitecturas monumentales.

Hoy me he llevado una gran alegría, de esas que solo podemos entender los ratones de biblioteca. Hojeando -me encanta esta palabra que nunca sé cómo escribirla; si con h de hoja o sin h, de ojo- una vieja revista de Arte de las muchas que se editaron a principio del siglo XX, descubro ¡oh maravilla! otro desconocido cuadro del gran Darío de Regoyos pintado en Córdoba.

En el siglo XIX el Oriente era para los europeos (Occidente) los territorios del Imperio Otomano, el antiguo Egipto y el norte de África que baña el Mediterráneo. Asia aún está lejos y desconocida para la Europa Imperial. Las campañas de Napoleón en este Oriente y en especial su campaña de Egipto, descubren para Europa un territorio de aparente fantasía y leyenda que pronto despertará el interés de los artistas occidentales.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que la Bauhaus celebra este año su centenario, os contaré este curioso y raro cruce entre el Flamenco y esta institución. Raro porque como sabéis, la Bauhaus fue declarada “arte degenerado” por el del bigotito alemán, por lo tanto al bigotito español, que dictó hasta 1975 en España, tampoco le gustaba nada.

Hoy a esto le llamaríamos una “fake news” pero antiguamente se le llamaban “leyendas” y tenían el mismo efecto político que nuestras “fake”. No, Carlomagno nunca pisó Córdoba, ya le hubiera gustado a él. En realidad parece que lo intentó pero salió con el rabo entre las piernas.

Entrar en la sala principal de la Galería Estatal Tretiakov y descubrir que está presidida por una enorme y emocionante pintura del emblemático y provinciano Cristo de los Faroles de Córdoba, merece una pequeña investigación para averiguar cómo y porqué la Plaza de Capuchinos tiene una ubicación tan relevante en este importante museo ruso.

El Flamenco, esa fusión étnica que hoy es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, tiene orígenes inciertos y nebulosos, incluso para los más leídos profesionales del género. La Historia del Flamenco está llena vacíos, de hipótesis, de mitos y de falsas creencias. Y son estas precisamente las que lo hacen tan interesante.

No solo Cartier-Bresson (del que ya hemos dado noticia aquí) y Robert Capa han realizados fotos en Córdoba. La fotógrafa austriaca Inge Morath, discípula de ambos, también nos visitó en la segunda mitad del siglo XX; no son muchas las fotos de este viaje a Córdoba que han visto la luz, pero vale la pena registrarlas aquí para su disfrute.

Cuando Diego Velázquez muere en agosto de 1660, el pintor cordobés Juan de Alfaro es un chaval de 17 años que había conseguido entrar como aprendiz en el estudio del gran Velázquez. Pero este brumoso personaje cordobés, deslumbrado por la categoría de su maestro, llega al parecer en poco tiempo, a ser algo más que su discípulo.

José Ortiz Echagüe (1886-1980) es el gran fotógrafo “aficionado” del siglo XX en España. Considerado en 1935 por la revista "American Photography" uno de los tres mejores fotógrafos del mundo, yo seguiré llamándole muy honoríficamente “aficionado”. Díganme si no, cómo se puede llamar a un ingeniero militar de profesión, que funda en 1923 Construcciones Aeronáuticas S.A. (C.A.S.A.) y más tarde, en 1950, la primera industria española de fabricación de automóviles en cadena, SEAT, de la que será nombrado Presidente hasta 1976.

Su nombre es Carlos Villarías, un desconocido actor cordobés que brilló en Hollywood en los comienzos del cine sonoro. Tiene su momento más brillante protagonizando la versión española de Drácula. Ocupa el papel que interpreta el mítico Bela Lugosi en la versión inglesa.

El Metro en Buenos Aires (“Subte” para los porteños), fue y lo sigue siendo, un verdadero museo de la cerámica argentina. Hay murales en todas las estaciones, y no solo cerámica; hay esculturas, pinturas, vidrieras, mosaicos...o como la línea D que está considerada Monumento Histórico Nacional por sus murales. Los tienen dedicados a Mafalda, a Gardel e incluso a Messi y Maradona. Desde 1910 que se establece la linea 1, los murales cerámicos han decorado las estaciones hasta la actualidad, una seña de identidad de la ciudad y un maravilloso espectáculo para el viandante.

Ya en otro artículo anterior hemos hablado de la tabla de la Anunciación de Pedro de Córdoba que se exhibe en la Mezquita-Catedral. En ese artículo mencionábamos de pasada a otro importante pintor cordobés, Bartolomé Bermejo, que en el siglo XV desarrolla su actividad en los reinos de Valencia, Aragón y Zaragoza llegando a ser la figura capital de Cuatroccento catalán.

Este drama erótico rodado en 1978, empieza con su protagonista copiando los cuadros del Museo de Julio Romero de Torres en nuestra famosa Plaza del Potro y ambientada con la guitarra magistral de Manolo Sanlúcar. Toda la película transcurre entre las callejas de la Judería y los exteriores de una cortijada en las faldas de Sierra Morena.

A Muhammad Iqbal (Panyab, India, 1877 - Lahore, Pakistán 1938) se le reconoce oficialmente como el poeta nacional de Pakistán. Iqbal recibe una exquisita formación en Europa e India. Obtiene varias licenciaturas en Cambridge y en Munich donde se doctora en Filosofía e imparte clases.

Miembro destacado de la Liga Musulmana creada en India en 1906, Iqbal se dedicó arduamente al estudio del Islam, la cultura e historia de la civilización islámica y su futuro político. Es un pan-arabista convencido hasta la médula.

Quizás porque son los dos extremos de Europa que plantan cara a Napoleón y lo derrotan, y tal vez porque esa división de los ejércitos napoleónicos en dos frentes, sea causa importante de ambas derrotas. Este parece ser el motivo por el cual en el siglo XIX la cultura rusa mira con interés y curiosidad a un pequeño, lejano y desconocido país: España.

Qué provoca que hacia 1905 personajes como Augusto Rodin, Zuloaga, Pio Baroja o Darío de Regoyos visiten la entonces olvidada y deprimida ciudad de Córdoba. Es acaso como aseguran algunos la visita al escultor Inurria, o quizás la búsqueda de inspiración para nuevos libros o pinturas. Nada más lejos de estos poéticos motivos.

Aprovechando que el balón pasa por Rusia, hoy quiero hablaros de los pintores soviéticos que visitaron Córdoba. Y no de viajeros románticos, si no de los pintores de la república socialista, los que nos visitaron allá por los 60 o 70 del siglo pasado, tiempos aquellos en los que cualquiera no podía salir de la URSS, y menos los artistas, siempre sospechosos a los ojos del férreo régimen soviético.

De nuevo en Málaga, me alojo en un apartamento de la calle Ferrándiz, una larguísima calle que arranca su subida en la bonita plaza de la Victoria, justo en el punto en el que también arranca la calle de la Amargura, que lleva directo al Cristo de las Epidemias (¡Qué país!).

Tienen la costumbre los malagueños de rotular calles con un solo apellido del ilustre celebrado. Así todos sabemos que la calle Larios corresponde a quien corresponde, por la famosísima ginebra malagueña, pero justo al lado está la muy céntrica y comercial calle Martínez, que aun estoy queriendo averiguar a qué martínez corresponde.

Empezaremos contando que Sigurd Curman fue el gran artífice de la restauración de los viejos monumentos de Suecia, como Viollet-le-Duc en Francia, autor de la restauración de Notre Dame de París y de la joya gótica de la Santa Capilla de París, o Ruskin en Inglaterra con sus tratados sobre restauración, Aloís Riegl en Viena, Camilo Boito en Italia o Velázquez Bosco en España.

Aunque este video ya fue trending topic cuando hace ya diez años, la productora cordobesa "12 frames" lo encontró y publicó en las redes, lo cierto es que este documento apenas ha sumado 15.000 reproducciones en este largo período de tiempo. Por tanto es muy probable que tú aún no lo hayas visto.

Las fiestas de Mayo en Córdoba terminan con la Feria de la Salud, y el cartel anunciador es además del más importante, una verdadera tradición. Desde que se tiene constancia de ellos hasta nuestros días, estos han evolucionado tanto en diseño, ajustándose a los estilos de cada época, como en su formato. Los primeros (hoy verdaderas joyas de coleccionismo) eran de formato grande, de hasta dos metros de altura, en la línea de los carteles taurino con los que tenían que competir, y habitualmente realizados en litografía. Son de una gran belleza y los más valiosos para los coleccionistas.

El fotógrafo holandés Jan Banning es mundialmente conocido por series de fotografías de trabajadores en sus puestos de trabajo, también por sus excelentes retratos. Una de sus series de fotos más conocidas es “UTOPÍA ROJA” que fotografía oficinas del partido comunista en todo el mundo. Una búsqueda no propagandística de lo que queda del comunismo, 100 años después de la Revolución Rusa.

Este desconocido cordobés fue el gran revitalizador de la cerámica de Talavera a principios del siglo XX, fundador, profesor y director de la Escuela de Cerámica de Madrid y autor de muchas de las señas de identidad de la capital española: sus azulejos comerciales. Enrique Guijo nace en Córdoba en 1871, es hijo de un carpintero que moriría cuando él tenía 14 años. Esto obligaría a Enrique a abandonar los estudios y buscar trabajo. Con los ceramistas de Triana es donde conoce el oficio en el que llegará a ser una autoridad.

Vale! ya estás en la Mezquita y has sacado la foto del bosque de columnas, ahora puedes empezar a hacer fotos en la Mezquita. Descubrirás en una sencilla búsqueda en internet, que tu foto del columnaje está multiplicada por 100.000 en las redes, es más, algunas serán tan idénticas a la tuya que dudarás si no fuiste tú el autor. Pero es necesario hacerla para quitarte ese “gusanillo” de encima. ¡No te cortes! tira varias, pero que sepas que difícilmente esta será tu mejor foto de la Mezquita.

Hasta ahora, y como certifica el estudio publicado por José María Báez "Imágenes y visiones de Córdoba” (2012) se conoce la existencia de dos cuadros pintados por el asturiano Regoyos en su visita a Córdoba acompañado de Pío Baroja. Pero parece que al menos hay otro cuadro más que yo tampoco conocía hasta encontrármelo por casualidad en la Red. Regollos es considerado el pintor de la generación del 98, también uno de los impresionistas españoles más destacados.

La peregrinación europea de la familia Borges tiene como arranque una ceguera progresiva que afecta al padre de los artistas. Esta le lleva primero a Ginebra donde es tratado, y allí permanecen durante toda la Gran Guerra. Después fijarán su residencia en Mallorca y desde ahí, los inseparables hermanos Borges, se trasladan a Sevilla donde residen durante casi un año. Mientras residían en Sevilla, Norah Borges y su hermano Jorge Luis participaron activamente del movimiento ultraísta. En aquella época aparecieron sus primeros trabajos en las revistas Grecia, Ultra y Reflector. En agosto de 1919, visitan Córdoba, en su agenda llevan una cita con el ya muy famoso pintor cordobés Julio Romero de Torres.

No se sabe a ciencia cierta si realmente los arcos de la fachada norte de la mezquita, estuvieron alguna vez abiertos y dando continuidad con el patio de los naranjos. Es Ambrosio de Morales el primero en dar por válido este asunto a mediados del XVI. Aunque parece que las crónicas árabes sobre el edificio así lo aseguran. Lo cierto es que la imagen es tan poética y monumental, que desde tiempos antiguos, muchos han intentado defender los vanos que aun no ocupan capillas, para poder despejarlos hacia el Patio de los Naranjos.

Esta es la única fotografía tomada en Córdoba, que hoy nos queda del que sería llamado L’oeil du siècle, el mejor fotógrafo del siglo XX: Henri Cartier-Bresson.

La revista "Vu Magazine" envió a Cartier a cubrir las elecciones españolas de 1933. Más allá de las elecciones en sí, el fotógrafo vio en España diversos fenómenos sociales que a su juicio merecían pasar por el lente de su cámara: pobreza, prostitución, lugares abandonados o personas dormidas en lugares públicos tal como también retrató en Francia, Italia, México y Estados Unidos. 

Charles-Edouard Jeanneret, mundialmente conocido por “Le Corbusier”, arquitecto, teórico, diseñador y artista fundamental del siglo XX, también se sintió fascinado por la Mezquita de Córdoba, su sistema constructivo y sus espacios diáfanos. Podríamos especular, por los indicios que nos ha legado, que incluso pudo influir de forma decisiva en su forma de pensar la arquitectura.

Le Corbusier visitó España en varias ocasiones, la primera en 1928 para impartir dos conferencias en la Residencia de Estudiantes: “Arquitectura, mobiliario y obras de arte” y “Una casa, un palacio”. Consta que en esta ocasión no bajó a Andalucía. Pero si en 1930, en un viaje junto al pintor Fernand Léger, su hermano Albert y su primo (y socio por entonces) Pierre Jeanneret, que les llevó por todo el litoral mediterráneo hasta las capitales andaluzas.

No, no es un manifiesto surrealista, es posiblemente la foto de Córdoba que más quebraderos de cabeza me ha ocasionado, también es la foto con la que me he divertido y aprendido más sobre algunos aspectos de la ciudad. Como bien reza en su pié, la foto es del archiconocido fotógrafo J. Laurent, un francés afincado en España en 1855 y al que le debemos la memoria gráfica de toda la península antes de la entrada del siglo XX. Y como también dice su pié, es “La Puerta del Mihrab o Santuario de la Mezquita”, además está en la fototeca del Ministerio de Cultura. ¡No hay duda es el Mihrab de la Mezquita!.

El siglo XV traerá grandes cambios en las Artes y muy especialmente en la pintura. El arte Gótico y sus sistemas de representación basados en la escultura, las vidrieras y el mosaico dan síntomas de agotamiento, y esto junto con los descubrimientos de nuevas técnicas como la pintura al óleo o el estudio de la perspectiva, avisa ya que la Pintura será el arte hegemónico durante los siglos venideros y hasta la "reciente" aparición de la fotografía.

Es muy probable que muchos de vosotros no conozcáis a Gabi Delgado, para eso tendríais  que tener ya una cierta edad y haber frecuentado con cierta asiduidad, aquel mítico pub de la Judería llamado “Varsovia” que en los años 80 era una punta de lanza de la modernidad cordobesa. Gabi Delgado nace en Córdoba en 1958, concretamente en la calle Manriquez según certifica él en una entrevista reciente. Pasa su infancia aquí y en 1966 marcha con su familia a Alemania. Allí comienza su aventura musical que lo ha llevado a ser considerado como uno de los músicos más influyentes de Alemania. La música está en sus venas, y después de un periplo largo por Londres, vuelve a Alemania donde participa con diversas bandas de Punk, co-edita fancines punk convirtiéndose en uno de los iniciadores de este estilo musical en el Rin.

Sin duda alguna la Mezquita de Córdoba es el centro patrimonial de la ciudad. Importante por muchos motivos: por ser el edificio en uso más antiguo de España, por ser una fusión de grandes civilizaciones, por ser un icono mítico para el mundo islámico... y también arquitectónicamente es toda una referencia que provoca y atrae la mirada de la práctica totalidad de los arquitectos de todo el mundo.

El banco circular de cerámica de Talavera que hoy yace deteriorado y olvidado en los Jardines de Agricultura (Los Patos), fue en su origen allá por 1925, el marco que cerraba el entorno de la Biblioteca Municipal Séneca, un pequeño pabellón hexagonal que contenía más de 2000 libros para uso público, y que estuvo abierto con gran éxito de público hasta 1963, año en que con la excusa de que sus altos setos servían para ocultar el ejercicio de la prostitución, fue cerrado y demolido, quedando como único vestigio estos bellos bancos que hoy se pudren por la desidia de las instituciones responsables de su mantenimiento.

A pesar de que en el momento de su concepción (1979) su ubicación era en algún lugar de la Sierra cercano a la ciudad de Córdoba, como bien certifica su nombre y la página del proyecto que guarda el MOMA y que puedes ver arriba, finalmente se construyó en 2004 a 40 kilómetros al norte de Sevilla, en la finca La Roda entre los términos municipales de Burguillos, Guillena y El Ronquillo. 

Ya se va el verano. ahora empieza en Córdoba un tiempo suave, fresco y largo, tan largo que nos llevará hasta las puertas de la Navidad. Es cierto que nuestros veranos son duros, pero a cambio Córdoba goza el resto de las estaciones de un clima benigno que nos permite vivir la calle con intensidad y repleta de actividades culturales que tienen este mes como protagonista a la Poesía y como referencia el Festival Cosmopoética. 

Mosaicos de la fachada de la Mezquita

¿Que tiene el artista M.C. Escher que tanto fascina? Sus composiciones imposibles y sus teselaciones delirantes lo mantienen aún de plena moda y actualidad. La red está llena de millones de reproducciones de sus dibujos, sobre todo los producidos después de visitar Córdoba y Granada, fuente de inspiración esencial y clave en la obra de este artista. 

José de la Vega, cuyo nombre completo fue Joseph Penso de la Vega Passariño fue un comerciante y escritor judío de origen cordobés, nacido en Espejo (Córdoba) en el año 1.650, en una familia posiblemente originaria de Portugal o de Galicia, de los denominados cristianos nuevos (judíos conversos). Se dedicó al comercio y a las finanzas, aunque destacó también por su faceta literaria. 

La biografía de nuestro más universal escritor, Don Miguel de Cervantes se diluye entre la niebla de los tiempos. Pocos datos hay ciertos y cabalmente contrastados sobre la vida del autor de Don Quijote. Miles de eruditos e investigadores llevan años intentando completar este borroso puzzle de datos para construir la presencia de Don Miguel. Y aunque hay investigadores entusiastas que defiende que Cervantes nació en Córdoba parece que esto no está del todo demostrado, claro que lo contrario tampoco.

"Un grupo variopinto de unas quince o veinte personas, sentados como podemos en la gradilla, o sobre el suelo mismo de la Plaza del Potro, o en improvisados asientos de cualquier tipo, goza de un ambiente alegre, tranquilo, cálido y relajado; un ambiente que deja entrever en no pocos de los presentes algo de cansancio y al mismo tiempo satisfacción por el trabajo realizado ese día. Se trata en su mayoría de muchachos y muchachas de distintos países que han venido a Córdoba con objeto de participar en los cursos intensivos de guitarra que estamos realizando en la Posada del Potro, a los que se unen algunos cordobeses amigos, algunos familiares míos y vecinos de la plaza que se han ido agregando, atraídos por las guitarras, las canciones y también, quizás, el vino que nunca se acaba, de la bodega abierta de par en par de mi amigo Enrique Santos

Si el otro día hablábamos del artista Ronald Kitaj y su chiquita piconera, hoy le toca el turno a la gran figura del Pop británico. David Hockney también hizo su peculiar “grand tour” por la romántica Andalucía. Fue en la primavera de 2004 y visitó las tres joyas de la arquitectura andalusí; Sevilla, Granada y Córdoba. 

El Romanticismo floreciente a finales del XVIII y comienzos del siglo XIX, va a despertar en artistas de toda Europa, el interés por las tierras lejanas y exóticas, y Andalucía es una de ellas. Ciudades como Córdoba servirán de inspiración a los artistas y, a cambio, Córdoba dispondrá de una memoria gráfica con un alto valor etnográfico, que será una fuente esencial de datos para conocer nuestro pasado. 

La Soledad, este “pecado original” con el que ha nacido el nuevo Centro de Arte de Córdoba, parece que lo condena, temporalmente espero, a ser víctima de esa maldición de Sacunda que desde hace mil años separa por orillas la vida y la muerte de la ciudad. Mas esto, lejos de perjudicar la obra y el mensaje de Pepe Espaliú, lo refuerza con una contundencia poética que multiplica las emociones de su visionado. 

Dice la Wikipedia que Antoine Alexandre Henri Poinsinet, nació en Fontainebleau el 17 noviembre de 1735 y murió ahogado en el Guadalquivir, en Córdoba, el  7 de junio de 1769.
Este dramaturgo y libretista francés del gran Philidor -al que la Wikipedia dedica más espacio a explicar su inaudita personalidad que a su propia obra- es el protagonista de esta curiosa historia que sucede muy cerca de nuestro Hotel Viento10. 

Ronald Kitab no ha llegado a las cotas de popularidad de su íntimo amigo David Hockney, sin embargo es él quien bautiza y pone nombre a la “Escuela de Londres” grupo de referencia de la pintura Pop británica en la que ambos se incluyen junto a artistas como Allen Jones, Boshier, Caufield, Peter Phillips, etc.
Este “judío errante”, como a él le gustaba definirse, nacido en Ohio y nacionalizado británico, comenzó a oír hablar de España a su madre, amiga de los brigadistas que lucharon con el bando republicano en la guerra civil. En 1957 visitó Sant Feliu de Guíxols, en la Costa Brava, e inició una relación con la cultura española que se prolongó durante 20 años.

Qué tienen en común palabras como Córdoba, cordobán, cordón o cordonnier (zapatero en francés). Pues que todas provienen y son derivaciones del toponímico CÓRDOba. Imagina la importancia y el prestigio que los cueros cordobeses alcanzaron durante la Edad Media en todo el mundo. 

Con el nombre de “Iglesias Fernandinas” se conoce a los templos que Fernando III mandó construir después de la toma de Córdoba a los árabes en 1236. Son edificios de transición entre el Románico y el Gótico y una verdadera lección de arte e historia. Este rey organizó la ciudad mediante catorce parroquias cuyas advocaciones pasarían a nominar a los diferentes barrios cordobeses. 

Córdoba tiene una potente presencia en el mundo de la Fotografía y tiene su momento estelar con la celebración de la XVI Bienal Internacional de Fotografía de Córdoba que este año cumple 16 ediciones. Entre el 23 de marzo al 21 de mayo la Bienal, que en esta edición se centra en las imágenes de conflictos bélicos, llega cargada de actividades: talleres, proyección de documentales bélicos, presentaciones de libros, conferencias, mesas redondas.

A la hora de hablar de campanas antiguas hemos de establecer dos categorías diferentes. La primera es la que afecta a la campana más antigua llegada a nuestros días, independientemente de su uso en campanarios o no; la segunda es la categoría de las grandes campanas colgadas en un campanario y actualmente en activo.  A esta segunda categoría en España corresponde la famosa campana “Wamba”, de la Catedral de Oviedo. De hecho, la campana precede al campanario del que cuelga, fue fundida en 1219.

Por la correspondencia que mantenía con Clotilde, su esposa, cuando viajaba, sabemos que Joaquín Sorolla visitó Córdoba por primera vez a finales de marzo de 1902.
«Las impresiones son tan rápidas y tantas que mi cabeza es una olla de grillos. En Córdoba nos dimos un brutal atracón artístico» escribe en una de sus cartas.

referencias

 

referencia de booking

Excellent
Rated By guests
9.4
Hotel Viento10
HotelsCombined

condiciones de venta ·Hotel 2** Ciudad Nº Registro H/CO/00731·  Mapa web/ Site map