facebook
Ic Istagr
Ic Pint

Charles-Edouard Jeanneret, mundialmente conocido por “Le Corbusier”, arquitecto, teórico, diseñador y artista fundamental del siglo XX, también se sintió fascinado por la Mezquita de Córdoba, su sistema constructivo y sus espacios diáfanos. Podríamos especular, por los indicios que nos ha legado, que incluso pudo influir de forma decisiva en su forma de pensar la arquitectura.

Le Corbusier visitó España en varias ocasiones, la primera en 1928 para impartir dos conferencias en la Residencia de Estudiantes: “Arquitectura, mobiliario y obras de arte” y “Una casa, un palacio”. Consta que en esta ocasión no bajó a Andalucía. Pero si en 1930, en un viaje junto al pintor Fernand Léger, su hermano Albert y su primo (y socio por entonces) Pierre Jeanneret, que les llevó por todo el litoral mediterráneo hasta las capitales andaluzas.

No existe documentación sobre su estancia en Córdoba, aunque se sabe que la visitan a la vuelta del viaje que hacen en ferrocarril, desde Sevilla a Madrid con parada en Córdoba. Aquí compra una postal del bosque de columnas del fotógrafo Rafael Garzón, un granadino afincado a los piés de la Mezquita, que vende postales y retratos de estudio tematizados. Le Corbusier era coleccionista de postales de los lugares que visitaba, y hoy se guardan y exhiben en su fundación, dondé se encuentra esta, de la que hablaremos más adelante.

La arquitectura musulmana, era para Le Corbusier una constante fuente de inspiración reconociendo en la argumentación de la Ville Savoye, que ella le había inspirado  ideas tan fundamentales en su arquitectura como el paseo arquitectónico, uniendo espacio y tiempo, lo que explicaba diciendo:

L’architecture arabe nous donne un enseignement précieux. Elle s’apprécie à la marche, avec le pied; c’est en marchant, en se déplaçant que l’on voit se développer les ordonnances de l’architecture. C’est un principe contraire à la architecture baroque qui est conçue sur le papier, autour d’un point fixe théorique. Je préfère l’enseignement de l’architecture árabe.


Veamos paso a paso los contactos de Le Corbusier con el monumento cordobés.


Primer encuentro. 1907



Mientras estudiaba en la Biblioteca de Sainte Geneviève en 1907, un joven Le Corbusier que, todavía en fase de formación, buscaba las mejores fuentes con las que cimentar su ideario arquitectónico, toma en su cuaderno estas dos anotaciones sobre la mezquita de Córdoba. Por una nota manuscrita en otra página del cuaderno que contiene un dibujo del Generalife, sabemos que estos dibujos fueron realizados copiando las páginas del libro “Córdoba y Granada”. (Extrait de Cordoue et Grenade, page 111)

 

La postal de Garzón 1930

Como todas las postales de su colección, está comprada in situ. El valor de esta reside en los garabatos y notas escritas sobre ella por el arquitecto. Las marcas de lápiz del anverso enmarcan el área específica de la imagen que se incorporará en su libro La Ville Radieuse (Le Corbusier, 1935, p.136). En la parte posterior, también escribe algunos comentarios que le permiten reflexionar sobre las lecciones que ha aprendido: "La vertical glorifica a la horizontal. En Girona, Tarragona, Sevilla, Córdoba; en todas partes, la arquitectura se aprecia plenamente a pie, es un verdadero paseo". Como acabamos de decir, estas imágenes están completamente cargadas de emociones porque fueron comprados directamente en el sitio, inmediatamente después de su visita y no simplemente encontrados en un libro.


Unas notas de 1955

En esta nota me detendré algo más pues es realmente reveladora. Es una hoja de su cuaderno de bocetos realizado en junio de 1955, en la parte superior de forma muy esquemática un bosque de árboles; las lineas verticales inferiores son los troncos y la masa superior que contiene la letra “A” son las copas de los árboles. En cierta manera un bosque de columnas que sustente arriba todo el contenido; la materia. (ver esta otra entrada del blog de Viento10). Bajo el dibujo un casi ilegible texto de su puño y letra que traduzco:  "Un surco de árboles cortado bruscamente a la altura de una vaca = crea una gran área bajo palos / de repente, mezquita de Córdoba".


¿Y por qué es tan relevante todas estas notas sobre la mezquita?
Le Corbusier resumió su arquitectura en lo que hoy se llama “Los cinco puntos”. Estos los definió mientras construía uno de sus más emblemáticos edificio; La Ville Savoye, que proyectó en 1930, año en que visitó Andalucía. Los puntos son los siguiente:

♦♦♦♦♦
Planta libre
Pilares (columnas)
Ventanas apaisadas
Terraza jardin
Fachada libre


¿Cuántas de estas cinco propuestas puedes identificar en la Mezquita de Córdoba?
Visita Villa Savoye para comprender hasta qué punto influyó este monumento en su visión arquitectónica.
http://www.villa-savoye.fr/es/


¡ PERO AÚN HAY MÁS !
Movido por la curiosidad, me interesé por conocer el origen del apodo elegido por Charles-Edouard Jeanneret para firmar toda su obra: Le Corbusier. Y cual es mi sorpresa cuando descubro que proviene de una corrupción-evolución de la palabra cordobés. Es decir que le corbusier se podría traducir como “el cordobés”. Aviso que esto no es chauvinismo aunque pudiera parecerlo, yo solo transcribo lo que he leído en este portal de etimología francesa que no es nada sospechoso de ser “cordobita”
Así que amigos, el arquitecto más famoso del siglo XX se apodaba “El Cordobés”.

Aquí se explica con todo detalle esta curiosa coincidencia:
http://www.etymo-logique.com/le-mot-du-jour/personnalites/corbusier/

 

Pesquisas y textos: Luis Calvo
© Las imágenes son propiedad de la Fundación Le Corbusier ( http://www.fondationlecorbusier.fr/ )


 

referencias

 

referencia de booking

Excellent
Rated By guests
9.4
Hotel Viento10
HotelsCombined

condiciones de venta ·Hotel 2** Ciudad Nº Registro H/CO/00731·  Mapa web/ Site map